Invertir en renta fija: invertir en bonos y obligaciones de compañías sólidas.

Si bien es cierto que los tipos de interés que se reciben a cambio también han bajado considerablemente en los últimos tiempos. Hablamos por ejemplo de las letras del tesoro que en muchos casos ofrecen incluso rentabilidades negativas.